Ir al contenido principal

FUEGO PURIFICADOR 24


—Nunca pensé que pudiese ser capaz de hacer algo así-dijo con voz ronca. Aunque en la comisaría empezaron a correr rumores de que en su anterior destino también había causado problemas a varios compañeros.
Me encogí de hombros, quitándole importancia al asunto. Aquello había pasado hacía mucho tiempo; ya no podía ser tan importante.
—Sigo sin entender por qué no quisiste escuchar mis explicaciones. Después de cinco años juntos, tirar todo por la borda por un simple desliz.
—No sabía que no ser capaz de dejarse los pantalones puestos ahora se llamaba desliz-le dije, mirándole aviesamente y frotando con furia la mesa de madera de la cocina.
Él se sentó y de nuevo volvió a encender un cigarrillo. Y cuando ya llevaba al menos la mitad consumido me miró con desdén y me dijo que pese al tiempo transcurrido todavía guardaba dentro mucho odio. Eso me acabó de enfurecer y le di un empujón en el pecho desnudo, pues se había sacado la camisa también para secarla al calor de la chimenea.
—Maldito hijo de puta cabrón-le dije, gritando como una loca. No me lo puedo creer. En lugar de pedirme perdón por todo lo que me has hecho pasar sólo puedes pensar en vanagloriarte de que siga doliéndome tu traición. Pues claro que me duele, desgraciado, cretino, cerdo traidor. ¿Cómo no va a dolerme? Sabes de sobra que fuiste el primer hombre de mi vida. Por Dios, si tenía quince años cuando te conocí. Te di todo lo que era, te quise con toda mi alma y me lo pagas acostándote con una asquerosa zorra barata, y ni siquiera tienes la decencia de ser leal, ya que no puedes ser fiel y mantener la bragueta cerrada. Te juro que te mataría con mis propias manos, que te arrancaría los ojos y se los tiraría a los perros.
Intenté volver a golpearle de nuevo; pero me agarró con fuerza por las muñecas y me quedé paralizada, sin poder mover ni un músculo. Cuando vio que me había quedado quieta me soltó, despacio, como si temiese que de nuevo regresase la furia asesina que me había invadido antes. Me froté el interior de las muñecas, las tenía rojas y doloridas. Los dos resoplábamos como toros a punto de embestir y nos mirábamos a los ojos con odio, cada cual más enfadado con el otro.
—No recordaba que fueses tan bruja- me dijo despacio, entre dientes.
—Ni yo te recordaba tan gilipollas.
—Y desde luego antes no eras tan malhablada.
—No sabes lo malhablada que puedo ser cuando tengo delante a un inútil como tú.
—Y si soy tan inútil, cosa que desde luego no te discuto, ¿Se puede saber para qué coño me has llamado?
No fui capaz de contestarle todavía; respiraba de manera tan agitada que tuve que esperar a que mi corazón se calmase un poco. Había soñado muchísimas veces en el reencuentro con Lucas, y en mi cabeza le había dado mil formas distintas; pero desde luego nunca se me ocurrió pensar que iba a haber tanta violencia y tanto odio entre nosotros. Todavía ahora, al verle erguido y retador como un gallo de pelea, enfrentando mi mirada y desafiándome con esos brillantes ojos violeta me encendía la sangre y hacía que quisiese, por una parte, humillarle, y por otra, que me acogiese de nuevo en sus cálidos brazos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.