28 de junio de 2017

FUEGO PURIFICADOR 37


El relato que Alvar me hizo en el sótano despertó en mí las ansias de ir más allá en mis correrías nocturnas. Hasta ahora me había conformado con tomar por la fuerza lo que de buena gana me ofrecerían muchas de las chicas con las que me encontraba cuando salía. Pero si era de manera consentida no me saciaba; era como si comiese un plato preparado sin condimentar; tal vez sirviese para matar el hambre, pero no proporcionaba el placer de la buena comida. No recuerdo a cuantas mujeres violé en aquellos años. Hay cosas que recuerdo como en una nebulosa, que sé que hice yo, pero por algún extraño motivo no recuerdo la fecha concreta, o la cara de aquellas chicas. Sólo recuerdo que todas tenían un ligero parecido con Marta; unas más que otras, y que me encantaba mirar sus ojos, preñados de miedo e impotencia cuando las tenía completamente a mi merced. Pero nunca fui más allá; el siguiente paso era demasiado fuerte y tenía que estar preparado para darlo. La conversación con Alvar, cuando me contó cómo había matado a su esposa y la satisfacción que ello le produjo, me llevó a pensar que mi vida no estaría completa hasta que no supiese cómo era la experiencia de mirar a los ojos de alguien a quien se le escapa la vida, y precisamente porque uno mismo así lo ha decidido. Mi gloria final sería acabar con la existencia de Marta, esa misma Marta a la que quería tanto pero que también tanto me hacía padecer. Pero ella debía ser mi obra maestra, así que antes debía ensayar con otras víctimas de menor categoría. Cuando llegase el turno de mi mujer, todo tenía que ir sobre ruedas y estar perfectamente orquestado. Marta era demasiado importante para mí y no quería dejar nada al azar. Debería practicar mucho antes de que a ella le tocase el turno.
Siempre que leía el diario de Jaime me quedaba intranquila y desasosegada y ciertamente creo que tenía motivos. No es nada agradable saber que alguien planea la muerte de una. Pero cuando me fui a la cama, con Sergei pegado a mis talones, dejé atrás mis dudas y miedos, y me propuse descansar para enfrentar el duro día de trabajo que mañana nos esperaba en el archivo del padre Avelino. Me acosté, y aunque el gato se acomodó en su cesta, al cabo de cinco minutos, justo después de apagar la luz, noté como se colocaba, hecho un ovillo, a mi lado. Su ronroneo me ayudó a adormecerme. Este gato me sorprendía por su capacidad de entender a los humanos, o al menos a mí. El día siguiente fue monótono y aburrido, de nuevo sumergidos en los polvorientos legajos y sin haber descubierto nada nuevo. Hasta que, por la tarde, cuando ya habíamos perdido casi toda esperanza, encontré la partida de bautismo de Alvar, fechada el 24 de julio de 1755. Figuraba inscrito como Alvar Enrique Durán y Gómez, hijo de Enrique y María, apadrinado por sus abuelos paternos. Bien, al menos sabíamos que era un personaje real, que había existido, que había tenido una vida. Una hora después, en el mismo tomo, Lucas encontró la fecha de su boda con Adelina Ruiz de la Torre. Se habían casado cuando él tenía 25 años y ella 15. Me pareció una barbaridad; pero en aquel entonces las chicas se casaban muy jóvenes y no debía de ser nada inusual que una niña de quince años se convirtiese de golpe en mujer. Estábamos tan contentos por el hallazgo que Lucas me propuso que cenásemos fuera, para celebrarlo. Me sorprendió, aunque acepté sin dudarlo mucho. Nos detuvimos en un restaurante que quedaba a medio camino de su casa. Estaba regentado por una pareja de italianos, y era muy agradable, aunque sencillo. Mesas de madera cubiertas por manteles rojos, cuadros en las paredes con paisajes italianos y una agradable música de fondo. Pedimos una lasaña vegetal y por primera vez desde nuestro reencuentro vi a Lucas casi cómodo en mi presencia. Nos sirvieron un vino espumoso y ligero, y puede que el ambiente tranquilo del comedor y la atención de los camareros, suavemente amables, nos ayudase a calmar nuestros ánimos, siempre en guardia cuando estábamos juntos.


2 comentarios:

  1. :) ¿empezamos a bajar defensas? ¡¡esta de lo mas interesante!!

    ResponderEliminar