Ir al contenido principal

FUEGO PURIFICADOR 69


Pero lo que me había dicho me dejó preocupada, porque, aunque no había pensado en ello desde nuestra última conversación, lo cierto es que yo era muy puntual y este mes me estaba retrasando. Pero no, no debía preocuparme. Era por las tensiones del momento, por los nervios y todos los cambios en mi vida. Me pasaba mucho en época de exámenes. Juraría que Lucas se dio cuenta de mi desasosiego, pero tuvo el buen sentido de quedarse callado. Pero quien ahora estaba intranquila era yo. Cuando volvíamos de comprar lo necesario para la cena de Nochebuena, aunque me encontraba agotada de recorrer los enormes pasillos del supermercado, de lidiar en la pescadería y la carnicería con las avispadas amas de casa que quería colarse en la fila para llevar la mejor pieza, le pedí a Lucas que pasásemos por la farmacia del pueblo. —¿Te encuentras mal?
—Claro que no. Estoy perfectamente.
—¿Entonces? -quiso saber, enfilando, sin embargo, hacia la calle principal, donde estaba la farmacia.
—Necesito algunas cosas.
No contestó, pero cuando aparcamos quiso bajar conmigo y cómo me negué, me retuvo antes de que bajase del coche.
—Me vas a decir qué pasa.
Me quedé callada, mirando al frente, a la calle atestada de gente que había dejado, como nosotros, las compras para última hora.
—Marta-insistió-. ¿Qué es lo que ocurre?
Resoplé, indignada. Siempre tenía que estar controlándolo todo.
—Nada de secretos. Fue lo que nos prometimos apenas hace unos días. ¿Lo recuerdas? -me preguntó con una inusitada dulzura, tomándome por la barbilla para que le mirase-. Apostaría mi cabeza a que te has quedado preocupada y quieres comprar un test de embarazo.
No hizo falta que le contestase nada; mi mirada fue suficiente. Me dijo que me quedase en el coche, que él lo traería. E insistió en ir directamente a casa para saberlo.
—Ojalá sea una falsa alarma-rogué en voz baja, aunque lo suficientemente alta para que me oyese.
Pareció profundamente dolido por mis palabras.
—Pensé que me amabas como yo a ti. ¿No quieres tener un hijo mío?
—Claro que sí, Lucas, esa no es la cuestión.
—¿Entonces?
—Ahora no es el momento. Mi vida está amenazada. Si Jaime se enterase de que espero un hijo tuyo sería un aliciente más para matarme y para acabar luego contigo. Recuerda que nuestro primer hijo no llegó a nacer por su culpa.
Sus manos se tensaron sobre el volante y adelantó la mandíbula en un gesto salvaje.
—No necesito que me lo recuerdes. Pero entonces yo no sabía nada. Ahora estaré al acecho y sólo se acercará a ti por encima de mi cadáver.
Aparcó delante de casa y no me dejó que le ayudase a descargar el coche. Me rogó que entrase en el baño para acabar con nuestras dudas. Yo también estaba deseando saber.
Diez minutos más tarde, delante de una taza de té, le di la noticia a Lucas. Estaba embarazada. Nuestros descuidados encuentros amorosos habían dado su fruto, bien a mi pesar. No porque no quisiera a este niño sino porque le quería demasiado y no estaba segura de poder protegerle. Lucas me dijo que no fuese aguafiestas y que disfrutase de la noticia. Él estaba exultante, nunca le había visto así. Me dejó claro que de ahora en adelante me estaba totalmente prohibido conducir y no sé cuántas cosas más.
—Mañana le daremos la noticia a Esther, durante la cena.
Me sentí incómoda.
—¿No quieres que lo sepa? Al fin y al cabo, será su única tía.
Abracé el cojín del sofá sobre mi vientre, como protegiendo a esa pequeña vida que apenas empezaba a crecer dentro de mí.
—No es eso, Lucas. Esther sabe que todavía estoy casada. No sé qué pensará de mí.
—No pensará nada. Que te quiero, que me quieres, y se alegrará por los dos. Además, seguirás casada por poco tiempo. Si no fuese porque no es conveniente llamar la atención de Jaime la demanda de divorcio ya estaría presentada. Pero hay que tener paciencia. Presiento que el final se acerca.



Comentarios

  1. :o ¡¡Mucha suerte a estos chicos y todos pendientes por si se acerca Jaime para avisarles!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

UNA CÁRCEL SIN BARROTES 12

ALMUERZO PARA DOS


A las tres de la tarde habían terminado todo el trabajo de clasificación y estaban ya almorzando, en el jardín. El día era tan soleado que decidieron comer allí la tortilla de patata y ensalada que Elena había preparado en apenas quince minutos. Mientras trabajaba en la soledad de la cocina, pensó que era triste que en unas pocas horas se hubiese liquidado la vida de un hombre. Cincuenta años en una mañana...no podía decirse que fuese algo de lo que Enrique, desde la tumba, pudiese presumir. ¿A quién dejaba que le llorase? No habían tenido hijos, sus padres y su único hermano llevaban ya años muertos y el resto de la familia se componía de algunos tíos ya muy ancianos y primos con los que nunca había tenido mucha relación. De hecho, algunos de ellos ni siquiera vinieron al funeral. Sus compañeros de la facultad le echarían de menos, y quizá su última amante soltara unas lagrimitas, pero pronto le sustituiría. Elena le hubiese respetado mucho más si se enamorase de a…

PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.