Ir al contenido principal

DOMINGO Y MUERTE




Que me entierren
en domingo, y si
puedo elegir,
quiero un dia
en el que sople
la brisa.

Que me entierren
sin dramas ni duelos,
que luzca el sol
aunque sea invierno.

Que nadie me llore
ni se derramen
palabras al viento.

Más bien comed y bebed
en mi honor,
a mi alma le
sentará bien
que no haya
lágrimas,
que no llueva pena
ni sea día de dolor.

Que suene Cash
vestido de negro,
quiero que él sea
lo único de luto
que se vea en mi
entierro.

Comentarios

  1. Enhorabuena, Mabellita. El sol alumbrará el negro atiendo de Cash y su voz estará envolviendo a quienes te ayudaremos a que llegues a la Pléyades con rimbo fijo y velocidad instantánea. Un beso y un abrazo chillao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero querido Antonio, que no me falta nada de eso que me deseas. Un enorme abrazo, o dos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.

PERDEDORES

Canto al perdedor,
al que no tiene nada,
aquel a quien todos
dan la espalda,
al que en todo
se equivoca y aun así
sigue haciendo
lo que le da la gana.

Estoy con quien
ha sido engañado
y vencido,con el que
no se rinde a pesar
de lo mal vivido.

No quiero ganadores,
odio al triunfador
que mira la vida
envuelto en soberbia,
aquel que vende
humo y respira
dinero, al que
con fuego fatuo
alimenta su ego.

POESÍA

Miro la vena azul
de mi muñeca,
azul de cielo, de vida.
de sangre roja que
se hace azul mediante
no sé qué maravilla.

Me toco la garganta,
me late a rienda suelta
la vida.

El sol me acaricia
la cara, una nube de algodón
hace que sonría.

Me traspasa la piel
el aullido del lobo,
poco a poco se me
abre una herida
que no duele,
una herida que
te ata a mi nombre,
que me acaricia.

Y mis dedos se deslizan
en este papel, quizá
solo buscan
una salida.
o tal vez, por
breves horas,
ha regresado
la Poesía.

UN MAÑANA

Han huido en silencio
las palabras.

Se ha secado de repente
mi garganta,
todo me huye, como si
con mis manos hubiese
levantado un puente
de plata que me abre
otro camino, que de todo
lo viejo me separa.

Un camino que me aleja
poco a poco de un dolor
inútil del que ya
no va quedando
más que un rescoldo,
ese que nunca se apaga.

No sé qué decir,
mejor será no
decir nada.

Se ha congelado mi
voz, solo puedo
quemar antiguas esperanzas
y tejer un nuevo
manto que abrigue
mi Mañana.